lunes, 7 de marzo de 2011

Enter The Void (2009), de Gaspar Noé

Solo contra todos (1998) es mucho más revulsiva y perturbadora que la provocadora Irreversible (2002) que ganó notoriedad a partir de una escena en la cual el personaje de Monica Belluci es violado durante diez minutos y toda cuya audacia consistía en que era contada hacia atrás.
Psicodélica, hipnótica, lisérgica, Enter The Void (Caer al vacío), última película del director argentino Gaspar Noé, tiene a la ciudad de Tokyo con todo su neón como escenario y es narrada desde el punto de vista del protagonista, quien aparece de espaldas durante la mayor parte del metraje para acentuar esta idea. Oscar es un dealer que en su infancia hizo un pacto con su hermana, devenida en stripper, de no abandonarse. Cuando es asesinado por la policía, su espíritu vaga por la ciudad siguiendo los pasos de ella con el objeto de velar por su seguridad. Esta trama, por demás simple, pretende encontrar fundamento en el Libro tibetano de los muertos y con ello trazar un paralelismo entre lo que ocurriría luego de la muerte y las sensaciones en la mente de una persona que ha consumido drogas.
Gaspar Noé, que padece de cierto presuntuoso espíritu experimental, se dedica a repetir las mismas ideas visuales, no obstante ser muchas de ellas atractivas (relato en círculos con numerosos flashbacks, movimientos de cámara vertiginosos, largos planos secuencia con cámara flotante, tilt-shift (técnica fotográfica que produce un efecto maqueta, una sensación de miniaturas)), durante dos horas cuarenta, todo lo cual podría haber sido contado en la mitad de ese tiempo, lo que conduce al espectador a sentir un profundo cansancio. Un hallazgo son los títulos de crédito que contienen creativas tipografías pasadas a toda velocidad. Todo matizado con mucho sexo explícito (Paz de la Huerta es sen-sa-cio-nal).
Poco y nada queda del discurso arrollador de Solo contra todos, del impacto que provocan su sordidez y su crudeza, de su densidad y profundidad, que contrastan con la vacuidad y la superficialidad de Enter The Void.

No hay comentarios: