domingo, 13 de marzo de 2011

Somewhere (2010), de Sofia Coppola

La insoportable levedad del ser (de las estrellas de Hollywood). Somewhere (En algún lugar) comienza con el personaje de Johnny Marco (Stephen Dorff), un exitoso actor, girando en su Ferrari en una pista de carreras, y continúa retratando el vacío de su vida que transcurre en impersonales hoteles de lujo (el Chateau Marmont en Los Angeles es el escenario elegido) entre fiestas, alcohol y chicas que se ofrecen a cada paso, sólo interrumpido por obligaciones tales como una conferencia de prensa o una sesión de maquillaje, que dejan paso al aburrimiento y la soledad. Todo cambia cuando una ex-pareja deja a su cargo a Cleo (Elle Fanning), la hija de ambos y única relación auténtica que conserva, ya que del resto solamente quedan mensajes de texto poco amigables de amantes despechadas, los que recibe inexpresivamente. El tiempo junto a ella tendrá un impacto profundo que lo impulsará a modificar su vida.
Sofia Coppola reproduce en su cuarta película su estilo moroso, lánguido, naïf, de sutil sentido del humor y don para los mínimos detalles, pero aquí su austeridad, su minimalismo, tiene por resultado demasiados tiempos muertos. Esto se debe, en parte, a la elección de Stephen Dorff en el rol protagónico, quien no es un actor de matices con lo cual sobrellevar su personaje que aparece en primer plano en buena parte del metraje. En cambio, luce Elle Fanning, hermana pequeña de la también actriz Dakota, aportando brillo y frescura en medio de la opacidad general de la historia. También es atractiva la presencia de Benicio Del Toro en una graciosa escena en un ascensor. Coppola introduce otras secuencias distendidas, como lo hiciera en la espléndida Perdidos en Tokio (Lost In Translation), film al que copia en más de un sentido, y que demuestran su habilidad para cambiar el tono del relato: las mellizas strippers realizando su número a modo de canción de cuna, el actor recibiendo un premio en Italia mientras debe permanecer en el escenario sorprendido en medio de una coreografía.
Otro de los sellos de la joven directora son sus bandas de sonido con canciones pop. En Somewhere destaca I'll Try Anything Once interpretada por Julian Casablancas de The Strokes.
El final parece un tanto forzado, poco ingenioso, innecesariamente optimista.

No hay comentarios: