miércoles, 13 de enero de 2010

Criatura de la noche (Låt den rätte komma in, 2008), de Tomas Alfredson

Entre tanta pavada dedicada al cine de vampiros para consumo preadolescente esta película es una gema. Aunque en rigor, la redefinición que realiza de este género es sólo una de las lecturas que admite. También puede verse como dedicada a la iniciación en el amor e incluso, y debido a lo que puede entenderse como una preocupación seria en los países desarrollados, como perteneciente a un incipiente catálogo que trata el tema del bullying.
Oskar es un joven solitario que sufre del maltrato de sus compañeros de escuela. Eli es su vecina también solitaria y de su misma edad. Sólo que ella tiene doce desde hace mucho tiempo... Juntos se harán compañia y comenzarán desde su inocencia a atraerse.
Conserva de las historias de vampiros su naturaleza trágica, estar condenado para siempre al aislamiento, pero es el juego de las ambigüedades el que permite al filme ser algo más. Una historia romántica pero de imposible consumación. Ella insiste en que no es una mujer. Tal vez la secuencia más inquietante sea aquella en que él observa la desnudez de ella, quien tiene una cicatriz en lugar de su sexo.
Resulta muy atinado como el filme no pierde su contenido oscuro y poético ni siquiera cuando Eli muerde a una mujer, quien luego comenzará a transformarse en vampiro, y parece, tan sólo por un momento, que el relato mutará en una de terror más. Sin embargo, evita escenas sangrientas innecesarias y las que existen parecen rivalizar en crueldad con el trato que se dispensan niños y adultos a sus pares.
En este sentido, el personaje de Oskar, sensible y vulnerable, fascinado por noticias morbosas y practicando vengazas contra sus ofensores, sugiere que Eli podría no ser más que una materialización de su inmaginación, como un mecanismo de defensa inconsciente.
En un suburbio de una Estocolmo vacía y gélida, ellos descubrirán que el secreto frente a la indiferencia es acercarse al otro tolerando las diferencias.

2 comentarios:

mge dijo...

Cualquier elogio es insuficiente para describir a tamaña película. Un 10 total.

soyo dijo...

no haría falta decir que coincido contigo.

Gracias por tu visita, mge.