sábado, 8 de octubre de 2011

Lenny Kravitz - Black and White America (Roadrunner Records, 2011)

La fórmula que Lenny Kravitz patentara a principios de los noventa con tres fantásticos primeros discos: Let Love Rule, Mamma Said y Are You Gonna Go My Way?, una notable relectura de las estilos musicales populares con raíces negras que dominaran los sesentas y setentas, desde una buena cantidad de años atrás, ha perdido eficacia. A partir de 5 (1998), donde hiciera algunos intentos de refrescar, rejuvenecer su propuesta, que en Circus todavía conservaba buena parte de sus méritos, agregando poco convincentemente loops y algunos sintetizadores analógicos, comenzó a dar signos de ostensible cansancio y a lucir un tanto deslucida, desteñida. Los temas incluidos en sus álbumes editados en la primera década del siglo XXI, son de factura pobre y los elogiables arreglos de antaño brillan por su ausencia. Su nuevo álbum, Black and White America, más allá de nuevos intentos poco fructíferos e innecesarios de aggiornamiento, lo que queda expuesto con mayor claridad en Boongie Drop, donde participan los rappers Jay-Z y DJ Military, una canción cuya inclusión es un poco forzada; y que Rock Star City Life parece parodiar sus mayores éxitos, manifiesta una recuperación. El material refleja muchas más luces que las un tanto anémicas entregas anteriores, destacándose el sabor funk en el tema que da nombre a la placa, que iba a llamarse convenientemente Negrophilia, el poderoso Come On Get It, el falsete con sabor a Marvin Gaye en Liquid Jesus, un tributo explícito (anticipándose a sus detractores) a James Brown, de nombre Life Ain't Ever Been Better Than It Is Now, reminiscencias de música disco setentista en Superlove y los beats repetitivos de la magnífica Sunflower. ***1/2

No hay comentarios: