lunes, 21 de diciembre de 2009

El año siguiente (L' année suivante, 2006), de Isabelle Czajka

La voz en off de Emmanuelle, la adolescente protagonista de El año siguiente, narra en tercera persona, y a modo de diario, su vida en un barrio de clase de media en los suburbios de Paris. Ese mismo extrañamiento de si misma expresa su transcurrir sin involucrarse, como una observadora. Afligida por la muerte de su padre, sobre cuyos hombros miraba el mundo lleno de color y de movimiento cuando era pequeña; y sobrellevando una relación con una madre con la que rivaliza y no puede comunicarse, las notas que surgen de su deambular, camino al hospital o al colegio, todo enmarcado por centros comerciales y carteles de publicidad, son el desinterés, la incertidumbre por el porvenir y la soledad. El ritmo pausado que la directora Isabelle Czajka imprime a su película, y la muy buena composición de Anaïs Demoustier, describen la sensación de vacío y la monotonía de la vida en las ciudades; y la apatía de la adolescencia ante todo aquello que la rodea, que se conjuga con la urgencia que supone convertirse en un adulto.

No hay comentarios: