sábado, 19 de diciembre de 2009

Heldenplatz (Plaza de los héroes) - Teatro General San Martín, 8 de noviembre de 2008

La obra de Thomas Bernhard comienza luego del funeral del profesor Shuster, quien regresara a Viena décadas despúes de un exilio autoimpuesto con motivo de la anexión de Austria por parte de Alemania proclamada por Hitler ante una multitud el 15 de marzo de 1938 en la célebre Heldenplatz. Su muerte fue provocada por un suicidio al arrojarse desde la ventana de su piso situado frente a la Plaza de los Héroes por no soportar que el antisemitismo y el fascismo formaran parte de la sociedad de su país en la actualidad. Estructurada a partir de tres monólogos pronunciados por el ama de llaves (Rita Cortese), una de sus hijas (Juliana Muras) y su hermano (Pompeyo Audivert), separados por la proyección de un video de un discurso de Hitler con el rostro tachado, sobre un fondo de gritos de un gentío manifestándose en su favor, es una denuncia sobre el autoritarismo de los gobernantes y la complacencia y banalidad del pueblo, intelectuales, artistas y comunicadores. "El odio al judío es la naturaleza más auténtica del austríaco" enuncia su hermano Robert. La escenografía de Norberto Laino muestra una vivienda en desorden, con algunos sillones, libros y ropa por todas partes y paredes agrietadas, subrayando la decadencia moral de sus ocupantes. Una destacada puesta en escena de Emilio García Wehbi de un texto audaz e inquietante que invita a reflexionar acerca de la persistencia de la intolerancia.

No hay comentarios: