miércoles, 23 de diciembre de 2009

Ornette Coleman - Teatro Argentino, 12 de mayo de 2009

La presentación de Ornette Coleman en la Sala Alberto Ginastera del Teatro Argentino de la ciudad de La Plata consistió en el mismo programa de su presentación unos días antes en Buenos Aires. Los temas oscilaron entre aquellos característicos de Coleman vibrantes y en up-tempo, con abruptos cortes, como Tone Dialing, perteneciente al disco del mismo nombre de 1995, que también incluye Bach Prelude, y baladas donde el arco de Falanga asume la dirección, entre las que destaca una con aires españoles.
Resulta inevitable en un músico de la trayectoria de Ornette Coleman no hacer comparaciones entre sus distintas bandas pertenecientes a diferentes épocas. Sus legendarias agrupaciones incluyen su fundacional cuarteto con Cherry, Haden y Higgins, su doble cuarteto, su trio con Izenzon y Moffett y su banda Prime Time con dos guitarras, dos bajos eléctricos y dos baterías.
El cuarteto que presentó en estos conciertos mantuvo la tradicional ausencia de un piano pues en opinión de Coleman este instrumento definiría demasiado el espectro armónico. La inclusión de un bajo eléctrico obedece, como es usual en el saxofonista, a una razón tímbrica, lo cual también explicaría su elección en lugar de otro contrabajo como en su último trabajo, permitiendo además a su intérprete tocar arpegios o secuencias de acordes con un sonido más propio del blues.
Luego de escucharlo en esta segunda noche, creo que funciona mejor en relación a mi primera impresión. Aún así, considero que la ejecución de Al McDowell se ajusta más al contexto de una banda como Prime Time, donde el elemento eléctrico congeniaba con un estilo funk y una propuesta musical "más liviana". Aquí, algunas partes tocadas por el bajista suenan como demasiado básicas en el contrapunto con las frases de Falanga o Coleman. En otros momentos, sus líneas son muy veloces y cargadas de notas. En cambio, Denardo Coleman acertó en su tendencia a variar el ritmo respecto de la banda, como en el agradable efecto logrado al acompañar un blues con un acento cercano al rock. En diversas oportunidades, el baterista ocupó el rol de conductor, lo cual compartió con el resto de los integrantes.
A su vez, Ornette exhibió su personal interpretación. Sus solos no son extensos, sus frases son cortas, y su sonido es crudo, y disonante.
Sin dudas una visita para recordar.

No hay comentarios: