domingo, 20 de diciembre de 2009

Necochea, Buenos Aires, Argentina - Verano '09

Decidí conocer Necochea, situada a 502 km de Buenos Aires, porque era uno de los destinos de la costa atlántica bonaerense que aún no conocía. Los otros, que espero poder visitar, son Monte Hermoso y Claromecó. Me gustan las ciudades balnearias que tienen su bosque de pinos y aquí lo hallamos en el parque Miguel Lillo que está ubicado hacia el sur del centro turístico junto a la playa. Un lugar que comienza siendo un espacio verde urbanizado, donde encontramos el Museo Histórico Regional y el de Ciencias Naturales, juegos para niños, parrillas, y que se continua en un sitio agreste ideal para una caminata o recorrerlo en bicicleta.
El Puente Colgante Hipólito Irigoyen une la ciudad de Necochea con la de Quequén, que tiene su playa, un puerto y un faro. A 10 km en dirección Norte se sitúa Costa Bonita, un balneario familiar, con edificios de departamentos bajos y una hostería. En el camino, que recorre un tren de paseo desde Necochea, puede observarse El Pesuarza II, un barco encallado a metros de la costa.

2 comentarios:

Gonzalo dijo...

Parece que Necochea es un lugar lleno de cosas para hacer. A veces uno piensa que la costa sólo ofrece playas pero hay mucho más que eso. Sí conozco Cariló y te puedo decir que sus bosques valen la pena y las casas son muy pintorescas. Da gusto ir a caminar por ahí un día a la tarde. De lo que nombraste me gustaría viajar en el tren de paseo y recorrer en bicicleta las zonas agrestes que están cerca del Museo de Ciencias Naturales. Mi verano en la costa ideal es en unas vacaciones tranquilas en un lugar familiar como Costa Bonita que decís que así lo es y descansando mucho. Esa opción que te da la playa de tirarte en la arena suave y calentita y escuchar el mar abajo del sol escuchando música es algo inigualable jaja
Saludos
Gonza

soyo dijo...

Es tal como dices. A veces uno se limita a la rutina de ir a la playa y, a la noche, dar una vuelta por el centro y cenar, lo que puede resultar tedioso. Lo bueno es poder descubrir otras alternativas que pueden ofrecer los sitios que visitamos. Coincido contigo en que pasear por los bosques de Cariló es muy placentero. En cuanto a Costa Bonita, debo contarte que, lamentablemente, no se ha desarrollado. Tiene todas las características de, por ejemplo, Lucila del Mar, pero no ha sido elegida por los veraneantes en número tal que le permitiese crecer. Te deseo que disfrutes muy pronto de tu verano en la costa ideal (en poco tiempo más agregaré las reseñas de las nuevos viajes que he realizado a dicho destino).

Gracias por tu mensaje, Gonza.