domingo, 20 de diciembre de 2009

Frozen River (2008), de Courtney Hunt

Frozen River combina magistralmente contenido social y todos los condimentos de un thriller. Su originalidad consiste en que es protagonizada por dos improbables heroínas: una mujer blanca de clase media baja (Melissa Leo), que fue abandonada por su marido adicto al juego llevándose el dinero para comprar una casa prefabricada para ella y sus dos hijos; y una indígena mohawk (Misty Upham), a quien su suegra le quitó a su pequeño hijo y fue expulsada de la reservación por dedicarse a ingresar extranjeros ilegalmente en el baúl de un auto a través del congelado río San Lorenzo en la frontera entre Estados Unidos y Canadá. La necesidad de cada una las lleva a superar sus diferencias sustentadas en prejuicios de origen racial y económico para unirse en la realización de dicho contrabando de inmigrantes en procura de un venturoso futuro. Lo que al principio marcha bien pronto pondrá a prueba la solidez del vínculo establecido entre ambas y la capacidad de sacrificarse por la otra. Todo relatado con gran verosimilitud por la directora Courtney Hunt, lo cual encuentra apoyo en los sólidas actuaciones de las protagonistas y del hijo mayor de la primera (Charlie McDermott). Frozen River da cuenta de la vida tal como es en los suburbios de Estados Unidos nunca retratada de modo fiel por el cine pertenenciente a la gran industria. En palabras de la propia Hunt extraidas de la página web cbc.ca: "No creo estar mostrando nada inusual. Es verdaderamente muy común. Los padres solteros están movidos por la desesperación. Quizás ellos no manejen a través de un río helado, pero harán algo extraordinario para asegurarse que sus hijos vayan a una buena escuela. El mundo está saliendo del baúl de Ray Eddy, le guste a ella o no. Esta era mi propia broma acerca de (Norte)América. Amo la idea de que el mundo está viniendo hacia nosotros, nos guste o no".

No hay comentarios: