miércoles, 16 de diciembre de 2009

Tres hermanas - Teatro Regio, 16 de agosto de 2008

En Tres hermanas Anton Chejov describe la decadencia de una distinguida familia de un pueblo rural de Rusia de principios del siglo pasado. En el comienzo, en una larga mesa ubicada en diagonal sobre el escenario se desarrolla la escena del festejo del cumpleaños de Irina, la menor de las hermanas. Un año ha transcurrrido desde la muerte del padre de ellas y todo parece encaminado hacia la realización de su sueño compartido, el ansiado regreso a Moscú. Pero el transcurrir del tiempo consumirá sus esperanzas, dejando a su paso deseos incumplidos, desencanto y pesar. Ellas irán languideciendo a la vez que Moscú se alejará cada vez más. Solo habrá lugar para la resignación cuando el teniente coronel Vershinin le diga a Masha, su amante, que en la ciudad todo será del mismo modo, porque: "la felicidad no existe, sólo existe el deseo de alcanzarla". En una puesta respetuosa del texto, con una escenografía despojada, el interés recae en la labor de los actores quienes interpretan a sus personajes vulnerables a la inclemencia del tiempo.

No hay comentarios: